27 julio 2006

Diversidad sexual y unicidad de pensamiento

Pensar que inaugurando un paseo peatonal que lleve como nombre “Paseo de la diversidad de Rosario” y que emplazando una placa de forma triangular, construida en granito negro y rosa, con la base hacia arriba, que tenga escrito "Paseo de la Diversidad. Por el respeto a todo género, identidad y orientación sexual" se va a “moldear una cultura de respeto a la diversidad, una ciudad para todas y todos" es o una inocentada o un acto facilista, demagógico, políticamente correcto, para la masa y para las fotos. Mas si se tiene en cuenta que en el mismo diario que publica la noticia, existe otra donde un albañil de 22 años fue despedido de su trabajo por “ser puto”.
Estas cuestiones no se arreglan con paseos, plazas o museos. Las transformaciones deben ser más profundas y llevan años, pero para los políticos las transformaciones que llevan años no sirven, pues nadie les va a poder dar a ellos el beneficio de haber sido los creadores. Ellos necesitan golpes de efecto, fuegos artificiales, gatopardismo puro. Todo debe pasar en menos de cuatro años.
¿Qué el paseo es un granito de arena que colabora? Si que lo es, pero la utilización de esos granitos de arena por parte de los ilusionistas de siempre es lo que molesta. Además, como esta la marea y de embrabecido el mar, cada vez que ponemos un granito de arena, una ola se lo lleva.
Es hora de construir con cemento.

Link 1: Rosario tendrá el primer Paseo de la Diversidad Sexual del país

Link 2: Un albañil denunció que lo echaron de una empresa por ser travesti

2 comentarios:

Romantic Warrior dijo...

"Puto el que escribe"...
Creo que es deplorable, de una gravísima falta de ética no sólo periodística sino también humana, lo que hace el diario La Capital al publicar el nombre del protagonista de la historia. Es de suponer que esto en el futuro le creará muchos problemas, como no encontrar otro trabajo dentro del rubro donde él se desempeña. Todos sabemos el significado de "ser diferente" en el ambiente de la construcción.
Claro que nada de esto debe preocuparles al periodista que firma la nota ni a los editores responsables de la publicación, muchos menos a sus dueños.
En situaciones similares otros medios tratan de obviar el nombre de la persona, porque lo que interesa es la historia.
Pero en realidad nada de esto debería sorprendernos. Al fin y al cabo, es La Capital.

Marcelo dijo...

Entiendo tu punto de vista, pero en este caso creo que cuenta con el visto bueno del implicado en la noticia, y teniendo eso en vista mucho no se puede decir. Si el implicado quiso salir en la foto, creo, no lo sé de buena fuente, que entonces también no le molesta que se publique su nombre.